¿Qué es mejor ser normal u obsesivo?
marzo 8, 2021
adminL4M

Hola de nuevo, soy yo Lulito escribiendo para todos o para mi solo. Encuentro escribir el blog terapéutico, pues me ayuda mucho a externalizar problemas que tengo dentro de mi y no los puedo decir con facilidad. Hoy quiero contarles cómo ha sido esa transición de ser una persona normal sedentaria después de un accidente que causó la fractura de mi fémur hacia una persona obsesiva con el mejoramiento continuo y con la excelencia.

Primero que todo, empezaré diciendo que esto es solo mi opinión y una retrospección de mi vida y como ha cambiado por descripciones que he tomado. Como los excesos o los los bordes de un lado o de otro puede ser perjudicial hacia tu cabeza y afectar tus esferas de manera negativa. He perdido contacto con personas que me gustaría volver a tener contacto. Me he perdido reuniones importantes de amigos, me olvidé de vivir por un tiempo. Y al contrario, busque esto en respuesta a una vida bohemia llena de libertinajes y borracheras que me hacían perder el conocimiento y con ello amigos, familiares y conocidos que se llevaron un concepto erróneo de mi, pues estaba en mi peor momento. Sin embargo, fue un tiempo necesario que cambiaría mi vida y le daría un giro inesperado hacia una vida más saludable con otro exceso en un principio y ahora he llegado a disfrutar.

Primero, empezaré diciendo que la felicidad para mi es un HÁBITO, no en el hecho de estar acostumbrado a mi actualidad pero si en el hecho de que agradezco cada cosa buena que viene en mi camino y siempre tengo esa ambición de comer el mundo. Por lo tanto, esos pensamientos absurdos que vienen hacia mi que son irracionales los alejó agradeciendo día a día por tener personas que me quieran, salud y una familia que me apoya siempre.

Entonces comencemos haciendo un resumen, me gradué en la ciudad de Manta del colegio en la Unidad Educativa Leonardo Da Vinci, al final de la cual adquirí el mal hábito de tomar en exceso lo cual me hacía disfrutar la fiesta pero al cabo de la mañana siguiente me hacia sentir mal conmigo mismo; la comida en exceso y la bebida me llevaron a un sobrepeso pequeño que se agrandó al momento de partirme el femur y la clavícula. Luego de este hecho traumático para mi, mucho cambio ya que no podía caminar hasta después de 6 o 7 meses después, ya que la recuperación es lenta y dolorosa. Tuve que aprender a caminar de nuevo, desde 0 y con ciertos cambios como dolor cuando hacía mucho frío y aumento de dolor cuando sufría de alguna gripe o mis defensas estaban bajas. Toda esta experiencia fue una lección muy dura y una prueba de cuánta gente me quería y me demostró su apoyo.

Al cabo de un tiempo, me di cuenta que dentro de cada crisis o de cada tocada de fondo, existe espacio para crecimiento gigante y que uno aprende de cada tropezón o accidente que sufrimos. Viendo en el pasado esto me enseñó a guardar esperanzas y me aumento el enfoque en algo que siempre me ha gustado, el ejercicio físico. A través del cual pude recuperarme al 100%, primero en el gimnasio. Al cabo de un tiempo, descubrí CrossFit, una disciplina que tenía lo que siempre he querido aprender, Halterofilia y Gimnasia Olímpica. Mi primera experiencia fue en Manta con lo cual me gusto, y mi segunda experiencia fue ya en Quito ya que yo estudié aquí en la Universidad San Francisco de Quito. Mi primera experiencia en Quito no fue la mejor, ya que me obligaron a correr 5 km en mi primer día y pues terminé descomponiéndose y ni siquiera acabé los 5 km. Sin embargo, con la fractura, aprendí a tomar los retos con ambición y verlos como una oportunidad de cambio y mejoramiento. Así que empecé a asistir todos los días a clases, lo que luego se convirtió en clase más una práctica de una deficiencia. Con eso en mente mi tiempo en el gimnasio paso de una hora a dos. Y así continúo hasta tener la gran mayoría de movimientos complejos.

Al cabo de un tiempo los Regionales de los CrossFit Games, una competencia a nivel de Latinoamérica que es el primer escalón para ir al mundial de CrossFit, se disputó en la ciudad de Guayaquil, en el estadio Alberto Spencer. Y compitió el coach de CrossFit Cumbaya; basta decir que desde que entre a ese coliseo me quedé sumamente impresionado con todo y fue cuando dije: “el otro año yo estaré compitiendo aquí”, bueno hice pasar un buen momento a quienes se los comente. Pero me hizo sentir bien ya que eso encendió algo dentro de mi lo consideré un reto. Así que, junte el poco dinero que tenía arregle un viejo cuarto y adquirí los Implementos básicos para armar un gimnasio en mi casa. Estaba acabando la universidad y tenía que hacer mis pasantías. Entonces entrenaba antes de ir al trabajo un poco de la parte de fuerza y luego del trabajo, hacia intervalos y un WOD intenso. Todos los días por tres meses, practicando debilidades y eso se convirtió en un hábito. Lo hice siempre por un año con un solo objetivo en mente que era clasificar, para eso necesitabas quedar entre los primeros 35 personas masculinas a nivel de Latinoamérica en el Open 2014. Para no alargarles el cuento si pude clasificar al final de 5 semanas de competencia en línea con adrenalina, suspenso y presión ya que yo ya había comprado el pasaje para Santiago de Chile antes de haber clasificado.

Luego de esto, se convirtió un hábito ejercitarme hasta lo máximo que daba mi cuerpo, dormir temprano y despertarme temprano a entrenar. Pero me olvidé de vivir y me encontré perdido en un hábito que no me convencía del todo ya que era una adiccion para mi. Me perdí de muchas reuniones con amigos, familia y ocasiones importantes solo por mantener la expectativa que la gente tenía de mí. Con el tiempo me dejo de gustar el deporte que tanto amaba y me harté de mi estilo de vida. Con el tiempo y con mucho esfuerzo, aprendí a balancear mi vida personal y aún disfrutar de hacer ejercicio. Me di cuenta que lo que me gustaba era el trabajo duro siempre para alcanzar objetivos.

En conclusión, voy a decir que ambos extremos de la situación en la que me encontré son malos, ya que la fiesta y la bebida te lleva a hacer cosas que no quieres y el enfocarte mucho y solo pensar en tu competencia, ejercicio y rendimiento tampoco es sano. Yo encontré un balance en mi vida,y soy una persona social que disfruta su vida plenamente. Siempre hago las cosas que me gustan con pasión pero aprendí lecciones importantes que aplico en mi vida y son las siguientes:

  • Suéñalo y puedes lograr: No importa que tan loco suene, tú tienes el poder de cambiar tu vida y ponerla en sintonía para crecer hacia esa persona que quieres ser y que puede lograr el objetivo planteado.
  • Enfoque: Tu visión tiene que ser como de túnel, siempre enfocando ese objetivo y logrando visualizar el camino hacia el. No dejes que las dudas nublen tu visión y siempre visualízate victorioso. No hay otra opción más que el ÉXITO.
  • Ten expectativas claras: El objetivo puede ser loco, pero siempre acorde a las capacidades que tienes o sabes que puedes conseguir. La estrategia es clave para la implementación y el éxito.
  • La recompensa debe ser acorde con el sacrificio: que cuando logres lo planteado, haya valido la pena todo el esfuerzo, tiempo y sacrificio. Porque sino llega el arrepentimiento.
  • Siempre hay aprendizaje: en todo el camino siempre hay aprendizaje y debe ser oportunidad para mirar hacia atrás y ver la enseñanza que te dejó esta experiencia.

De nuevo este es mi punto de vista, una opinión. Siempre estoy dispuesto a ver opiniones y espero que alguien lea esto y me dé su opinión.

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir whatsapp
Hola, en qué podemos ayudarte?